Cuadrados de caramelo salado


Cuadrados de caramelo salado

Los Cuadrados de caramelo salado son toda una delicia por su suavidad y delicadeza. Aunque son una bomba calórica, de esas que sólo se puede comer una vez al año, dejo aquí a la receta para los amantes incondicionales del caramelo y los toffes…

He de decir que no me encanta el sabor a caramelo, e incluso me atrevo a confesar que el dulce de leche no está hecho para mí… pero como sé que muchos de vosotros si que os encanta y éstos cuadrados de caramelo salado han hecho mella entre mis recetas más aclamadas, tenía que publicarlos.

Los cuadrados de caramelo salado son una mezcla entre galleta escocesa (shortbread) y chocolatina. La galleta es untuosa y se deshace como las famosas galletas Walkers, que son una de mis galletas preferidas. En cambio la mezcla de caramelo salado con chocolate, aporta una textura pegajosa que recuerda al interior de la chocolatina Mars. Así que ni decir tiene que se convierte en una combinación perfecta.

Además, como estoy iniciándome en el mundo GLUTEN FREE, he decidido revisar los ingredientes de muchas de mis recetas para que sean 100% SIN GLUTEN. La mezcla Mix C de Schär funciona muy bien para empezar con la repostería sin gluten, os la aconsejo. Aunque no sirve para todas las recetas, se comporta muy bien en las masas de galletas y bizcochos.

Nota con gluten: si no necesitas que sea una receta sin gluten, puedes sustituir los 140 gr de harina Mix C Schär y los 90 gr de harina de almendras por 175 gr de harina de trigo y 55 gr de harina de almendras.


INGREDIENTES

Para la base de galleta

  • 115 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 55 gr de azúcar blanca
  • 140 gr de harina sin gluten para repostería (“Mix Dolci” Mix C de Schär )
  • 90 gr de harina de almendras

Para la mezcla de caramelo

  • 175 gr de mantequilla
  • 115 gr de azúcar blanca
  • 3 cucharas soperas de miel
  • 395 ml de leche condensada (1 lata pequeña)
  • 85 gr de chocolate
  • Sal gorda o en escamas


Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos un molde cuadrado o rectangular. En este caso he utilizado un molde rectangular de 30 x 11 cm, pero es recomendable alguno con un poco más de superficie para que salgan más cuadraditos.

Para hacer la base de galleta de almendras necesitaremos mezclar la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee el color de la mezcla. Después, tamizaremos las harinas y las añadiremos a la mezcla hasta formar la masa de galleta que pondremos en nuestro molde.

Para que la galleta se adapte a la superficie del molde elegido y quede igualada, presionaremos la masa sobre la base del molde y la hornearemos hasta que se ponga dorada, aproximadamente 15 minutos.

Para hacer el caramelo, utilizaremos un cazo para mezclar a fuego bajo la mantequilla, la leche condensada, la miel y el azúcar. Cuando los ingredientes se hayan disuelto, subiremos a fuego medio,  removiendo constantemente con una cuchara que no se pegue. El caramelo estará listo en 7-10 minutos,  consiguiendo así que la mezcla sea mucho mas espesa y pegajosa.

Es importante que vertamos el caramelo aún caliente sobre la masa, así conseguiremos que quede uniforme y sin burbujas de aire. Como el caramelo tarda bastante en enfriar, hay tiempo a calentar el chocolate. En un bol pequeño derretimos el chocolate al baño maría o en el micro. Después lo verteremos sobre la superficie de caramelo para que se quede bien pegado. Por último esparciremos las escamas de sal, es necesario que esto se haga cuando el chocolate está aún templado para que se pegue bien.

Es aconsejable dejar reposar el dulce durante aproximadamente 5-6 horas, así será más fácil cortar los cuadraditos con ayuda de un buen cuchillo.

Espero que probéis a hacerla y la disfrutéis.